¿Que sabemos con respecto a nuestra Luna?

Vista de la Luna desde Galileo.

Rumbo a explorar el sistema de Júpiter, la nave espacial Galileo tomó esta imagen de la Luna. El cráter brillante con forma de rayo en la parte inferior de la imagen es la cuenca de impacto Tycho. Las áreas oscuras son cuencas de impacto rellenas con rocas de lava. Oceanus Procellarum (a la izquierda), Mare Imbrium (centro izquierda), Mare Serenitatis y Mare Tranquillitatis (centro), y Mare Crisium (cerca del borde derecho).



El choque de Ranger 9 en la Luna.

On March 24, 1965, the Ranger 9 (unmanned) spacecraft was purposefully crashed into the Moon. Ranger's six cameras sent back more than 5800 video images during the last 18 minutes of its 3-day journey. The last few images show the Moon's surface in detail from a few hundred meters above.



Muchos de nuestros amigos en el Planetario de Casper, en Casper, Wyoming, han estado aprendiendo sobre la Luna. Han hecho algunas preguntas con respecto a este mundo extraño e interesante, y eso me hizo pensar al respecto. De modo que pasemos unos minutos juntos visitando la Luna.

La mayoría de los planetas del Sistema Solar tiene lunas. Dado que el nuestro, la Tierra, sólo tiene una luna, la llamamos la Luna, de modo que a veces cuando la gente usa la palabra "luna", podría resultar confuso saber si están hablando de nuestra Luna o de cualquier luna del Sistema Solar. Este mes, cuando pienso con respecto a la Luna, me refiero a la única que le pertenece a la Tierra. Y creo que tenemos mucha suerte de tenerla ahí, porque habitualmente nos ofrece una vista hermosa de un mundo allá lejos en el espacio.

Si bien es una de las lunas más grandes del Sistema Solar, la Luna es más peqeña que todos los planetas, salvo Plutón. Aún así, es tan grande que si estuviera en órbita alrededor del Sol en lugar de estarlo alrededor de la Tierra, diríamos que es un pequeño planeta, y no una luna. [Haz clic aquí para comparar los tamaños de los planetas y las lunas en el Sistema Solar.]

Sin embargo, la Luna sí está en órbita alrededor de la Tierra, al igual que el transbordador espacial y miles de otros satélites. No obstante ello, a una distancia de 239,000 millas -- casi un cuarto de millón de millas -- la Luna está mucho más lejos que la mayoría de los satélites que lanzamos al espacio.

El tamaño y la distancia de la Luna contribuyen a una maravillosa coincidencia para aquellos de nosotros que vivimos aquí en la Tierra. La Luna es aproximadamente 400 veces más pequeña que el Sol, pero también resulta estar unas 400 veces más cerca. El resultado de ello es que, desde la Tierra, parecen tener el mismo tamaño. Y cuando su órbita alrededor de la Tierra coloca a la Luna directamente entre la Tierra y el Sol, la Luna bloquea nuestra visión del Sol: es lo que denominamos eclipse solar. Esto es muy parecido a lo que sucede cuando usas tu pulgar para bloquear la vista de algo que es mucho más grande y que está mucho más lejos.

Para imaginar esto, piensa en la Tierra como si tuviera el tamaño de una pelota de baloncesto. Entonces la Luna estaría a 30 pies de distancia y tendría el tamaño de una manzana. El Sol sería una pelota tan grande como un edificio de 10 pisos, a más de 2 millas de distancia. Y si tú estuvieras al lado de la pelota de baloncesto, la manzana cercana y el edificio distante parecerían tener aproximadamente el mismo tamaño.

Para recorrer la distancia entre la Tierra y la Luna, los astronautas de Apollo demoraron 3 días. Ahora bien, eso es mucho más que los ocho minutos que demora para alcanzar la órbita terrestre, pero aún así no es tan terriblemente largo. A diferencia de la Tierra, la Luna no tiene aire ni agua, y sin ellos, la vida ahí sería imposible. De modo que los astronautas tenían que traer su propio aire y agua para el viaje de ida y vuelta a la Luna, así como para su estadía de unos pocos días ahí. Yo era un niño durante aquellas misiones de Apollo e incluso en ese momento, me fascinaba el espacio, tal como espero que te fascine a ti. Me resultaba increíble ver cada uno de esos viajes que llevaban no sólo 3 hombres sino también mi imaginación y mis sueños, al igual que aquellos de millones y millones de otras personas. De hecho, el éxito asombroso de enviar a las personas a la Luna fue una de las razones por las que crecí queriendo trabajar para la NASA.

Experimento de seismógrafo pasivo de Apollo 11.

Los científicos han aprendido mucho sobre la Luna gracias a los experimentos que los astronautas dejaron ahí y a la muestra de rocas y tierra que trajeron con ellos. Las misiones robóticas que han estado en órbita, aterrizado e incluso recogido muestras de la Luna también han contribuido en gran medida al entendimiento de nuestro vecino en el espacio.

Al estudiar las regiones más oscuras y más claras que puedes ver en la Luna, los científicos descubrieron que están hechas de materiales diferentes en la superficie de la Luna, de manera similar a la Tierra que está cubierta de distintos tipos de materiales en lugares diferentes.

Asegúrate de tomarte el tiempo de salir afuera una noche cálida de este mes para observar la Luna, que ha inspirado a tantos científicos, escritores, artistas y personas como tú y yo quienes adoran preguntarse con respecto al Universo.

Mientras piensas más con respecto a la Luna, también puedes disfrutar de las deliciosas galletas de la Luna, preparadas con ingredientes que puedes conseguir fácilmente dondequiera que estés en la Tierra. La receta creada por una de nuestras Bibliotecas que son Socios de Space Place, la Biblioteca Regional Daniel Boone en Columbia, Missouri.

¡Creo que me voy a comer una Galleta de la Luna!


* El 17 de agosto de 2006, la Uniòn Astronómica Internacional redefiniò "planeta", llamando a Plutòn como un "planeta enano".